Portada » Noticias » Se reduce a mil euros el límite de pago en efectivo: ¿La mejor solución?

Se reduce a mil euros el límite de pago en efectivo: ¿La mejor solución?

La Comisión de Hacienda aprobó nuevas medidas de la Ley contra el fraude. Así, se ha limitado de los 2.500 euros a 1.000 euros la limitación del pago en efectivo en determinadas operaciones económicas.

El comercio en España no ve con buenos ojos esta medida que, por lo menos, ha generado debate en si es acertada o no. Según datos del Banco Central Europeo, el 83% de las operaciones en el país son compras en efectivo. Por lo tanto, diez puntos más que en Europa.

El sector del comercio siempre está a favor de luchar contra el fraude y de limitar la competencia de aquellas empresas que quieran operar dentro de este margen. Sin embargo, reducir a 1.000 euros el límite de pago en efectivo limita la libertad de los consumidores en todas sus elecciones.

De la misma manera, se pone en sospecha a cualquier cliente que pueda realizar compras superiores a dicha cantidad.

Todo ello en un contexto de reducción de consumo provocado por la pandemia y todas las restricciones. Esto ha tenido un impacto en el sector del comercio, con una caída del 16 por ciento en el consumo, más de 60.000 empleos destruidos y más de 20.000 millones de facturación perdida.

Cuando se realiza una operación mediante una tarjeta de crédito o medios electrónicos, la economía sumergida se reduce. Pero, realmente, la solución no se encuentra en reducir el límite del pago en efectivo. La respuesta es emitir factura de todas las operaciones que se realicen.

Nuestro hábito está en no recibir o pedir facturas tanto en las operaciones diarias como aquellas más excepcionales. Tanto el consumidor como el vendedor, prefieren pagar en B y ahorrarse el IVA. De esta forma tiene una rebaja del 21%, y para el empresario un beneficio sobre el que no tiene que tributar. Ambos salen ganando con esta fórmula.

En otros casos, en los que se realizan operaciones “pequeñas” y diarias, se ha pagado lo que se ha consumido, pero eso no se factura. Y cuidado, que aquí sí que se ha cobrado ese IVA que viene añadido por defecto en los precios de venta al público en la mayoría de los locales.

Si de verdad lo que se busca es acabar con la economía sumergida es por aquí por donde hay que ir cerrando ese goteo. Por lo tanto, es necesario cambiar estos hábitos, crear una nueva cultura de negocio y sancionar todas las operaciones que no encajen en el marco ético y legal.

Puedes consultar en nuestro blog la importancia de emitir facturas (enlace)

Para solicitar más información, puedes ponerte en contacto con nosotros por medio del correo electrónico info@adadebarcelona.es, llamando a nuestro teléfono habitual de atención al público, (+34) 93 48 80 05 05 o en nuestras redes sociales.