Un profesional freelance es quien trabaja de forma independiente ofreciendo sus servicios a empresas u otras personas, y que gestiona su tiempo y su forma de trabajar de manera autónoma.

¿Es lo mismo ser freelance que un profesional autónomo?

Aunque ambas modalidades de trabajo independiente tienen muchos en común, hay algunas diferencias entre los freelancers y los autónomos.

Un freelancer desempeña trabajos ocasionales, ya sea para personas o empresas, con ingresos concretos y con una duración determinada. Por lo tanto, desempeña trabajos eventuales y es muy usual que no significan su fuente principal de ingresos, no supera el Salario Mínimo Interprofesonal (SMI).

Un autónomo desempeña actividades profesionales o empresariales durante una duración indeterminada y los ingresos serán variables. De esta manera, representa el 100% de sus ingresos.

La principal diferencia entre ambos: Un freelancer ofrece sus servicios de forma autónoma, mientras que un profesional autónomo cotiza a la Seguridad Social como trabajador por cuenta propia.

Un freelancer debe darse de alta en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) ante Hacienda. Sin embargo, no está obligado a darse de alta en el RETA (Régimen de Trabajadores Autónomos) a menos que llegue al salario mínimo interprofesional.

Podría decirse que un freelancer es un colaborador externo a una empresa. Aunque obtenga beneficios de su actividad laboral, no necesariamente tiene que ser su única fuente de ingresos. Un autónomo se dedica a esa tarea exclusivamente.

Consulta nuestros artículos sobre:

Diferencias entre autónomo TRADE y el falso autónomo (enlace)

¿Sabes qué tipo de autónomo te conviene ser? (enlace)

Para solicitar más información, puedes ponerte en contacto con nosotros por medio del correo electrónico info@adadebarcelona.es, llamando a nuestro teléfono habitual de atención al público, (+34) 93 48 80 05 05 o en nuestras redes sociales.