Portada » Noticias » ¿Es necesario alargar los ERTE?

¿Es necesario alargar los ERTE?

La actual prórroga de los ERTE expira el próximo 31 de mayo de 2021 y existe la previsión de que se alargue hasta finales del mes de agosto.

Las comunidades autónomas han relajado las medidas restrictivas contra la COVID-19. Así, existe mayor probabilidad que vuelvan a crecer los contagios y, de nuevo, se implanten restricciones más estrictas. De esta forma, los sectores más afectados volverán a sufrir estas medidas. A la vez, lo harán los trabajadores.

Con este contexto, los ERTE son totalmente necesarios para mantener la solvencia y seguridad de futuro para las empresas y trabajadores. La pandemia provocada por la COVID-19 se alargará, evidentemente, más allá de tres meses. En definitiva, las actividades económicas y sociales seguirán sufriendo las consecuencias de la crisis sanitaria.

La aplicación de los ERTE presenta las siguientes ventajas:

  • En el caso de las empresas, aplicar el ERTE significa estar exentas de pagar los salarios por el período de tiempo que no se labore. Ello significa reducir sus costos laborales y ayuda para superar su situación.
  • La empresa puede realizar el ajuste laboral a los trabajadores en los que crea conveniente. Ello puede implicar determinadas personas, departamentos o áreas laborales.
  • La empresa está en capacidad de reanudar las actividades poco tiempo después de ser necesario y sin necesidad de agotar sus recursos.
  • Las compañías no pierden su ventaja competitiva ya que la aplicación del ERTE se debe a situaciones ajenas a su voluntad.
  • Los empleados son capaces de sortear el despido que, aunque se produzca por un tiempo determinado, la empresa debe volver a incorporarlos al superar las causas de aplicación del ERTE.
  • Se garantiza que quienes formen parte del ERTE no podrán ser dados de baja de la compañía durante los primeros seis meses luego de volver al trabajo.

Realizar una previsión a corto o medio plazo en función del comportamiento de la pandemia y las necesidades de los sectores económicos, no es cuestión de hacerlo a última hora y publicarlo a pocos días de finalizar la prórroga; como se ha hecho en las últimas ocasiones. Si se hace así, se produce un exceso de trámites y se acumulan miles de solicitudes a responder en un período de tiempo muy breve.

Por eso, es necesario ofrecer una solución estudiando la situación y el contexto de las empresas en el menor tiempo posible. De esta manera, las sociedades y asesorías pueden realizar una programación del futuro, de las consecuencias y llegar a un marco de actuación solvente para la actividad y los trabajadores.

La gran pregunta es: ¿Mejorará la situación de la pandemia en un mes para que no sea necesario alargar los ERTE?

A pesar de que aún no se ha convocado ninguna reunión entre el Gobierno, patronal y sindicatos para negociar esa eventual prórroga de los ERTES más allá del 31 de mayo de 2021, tanto Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital y Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social, han confirmado que los ERTES se prolongarán “el tiempo que sea necesario”, por lo que es posible que esa nueva prórroga de los ERTES tenga lugar.

En este sentido, poco se sabe sobre cómo serán las condiciones de esa nueva prórroga de los ERTES más allá del 31 de mayo de 2021, aunque José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ya ha apuntado algunas claves como la tendencia de aumentar las exoneraciones sociales en las cotizaciones sociales de los trabajadores que sean sacados de un ERTE para volver a la actividad frente a los trabajadores que sigan en ERTE.