Portada » Noticias » Declaración de la Renta: ERTE y retenciones

teletrabajo, conciliación laboral y familiar

Declaración de la Renta: ERTE y retenciones

La pandemia sigue avanzando y está dejando huella en miles de empresas. Cada vez más trabajadores están en situación de ERTE. Por lo tanto, empresas como trabajadores tienen incertidumbre sobre los futuros acontecimientos. La gran pregunta es: ¿Son los ERTE la solución a largo plazo?

En primer lugar, podemos definir que está situación tendrá consecuencias en la Declaración de la Renta de 2020. Por lo tanto, entre abril y junio del próximo año. Así, tenemos a todos los efectos consecuencias futuras de estos acontecimientos.

Actualmente, aquellos trabajadores en ERTE reciben prestaciones de dos pagadores. En consecuencia, el SEPE y la empresa son quienes las ofrecen. Por consiguiente, ambos pagos se consideran renta del trabajo. El hecho de tener 2 pagadores implica varias consecuencias:

1- Los trabajadores que cobran menos de 22.000€ no tienen la obligación de presentar la declaración de la renta. En el caso de trabajadores en ERTE, que tienen dos pagadores, su límite es de 14.000€. En este segundo caso, siempre que las rentas del segundo pagador (SEPE) sean más de 1.500€ al año.

2- En caso contrario, el trabajador puede mantenerse más tiempo en un ERTE que trabajando en su empresa. Por lo tanto, el SEPE sería el primer pagador y la empresa el segundo. De la misma forma, si la empresa (como segundo pagador) supera los 1.500€ el contribuyente estará obligado a presentar la renta el próximo año.

El ERTE, considerado como sueldo y salario, no está exento de IRPF. Por este motivo, tributan como rendimientos íntegros del trabajo.

No existe un porcentaje fijo en la retención de la prestación por ERTE. El porcentaje de retención se calcula en función de las rentas e ingresos totales del trabajador a lo largo del año y de determinadas circunstancias personales y familiares.

En el caso de los ERTES, la retención es de un 0% o un 2%. Como las retenciones están siendo mínimas o nulas, es probable que el resultado de la Renta 2020 sea positivo, a pagar. Por este motivo, los contribuyentes pueden solicitar un aumento de retención del IRPF sobre la prestación por desempleo.

De modo que, ante esta situación, la situación del trabajador se complica. Ya no solo ve reducida la cantidad de rendimientos del trabajo (SEPE y empresa). A la vez, el resultado de la renta sale positivo y, por lo tanto, a pagar.

Algunos sindicatos han solicitado la modificación de la norma, incluyendo como medida excepcional que no se considere al SEPE como pagador a efectos de IRPF, exonerando a los contribuyentes con ingresos inferiores a 22.000 euros de la obligación de presentar declaración y evitando el problema de ajuste de retenciones para todos los afectados por un ERTE.

Para solicitar más información sobre los ERTE y recibir un asesoramiento integral de tu empresa, puedes ponerte en contacto con nosotros por medio del correo electrónico info@adadebarcelona.es, llamando a nuestro teléfono habitual de atención al público, (+34) 93 48 80 05 05 o siguiéndonos en nuestras redes sociales.