Portada » Noticias » De nuevo, en estado de alarma

De nuevo, en estado de alarma

Sobre España se ha abierto un nuevo panorama, el estado de alarma. Ayer, 25 de octubre, el Consejo de Ministros aprobó el segundo estado de alarma (Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre) desde que estalló la pandemia. No hay lugar a dudas que, en este caso, la situación es muy diferente. De hecho, la gran diferencia es la gran descentralización de normativas y regularidades entre comunidades.

El gobierno, ha dejado claras unas bases comunes para todo el territorio. En contra, ha dejado libertad a las comunidades autónomas para ajustar sus medidas para hacer frente al coronavirus. De hecho, la incidencia de este virus está siendo heterogénea entre las zonas del país.

Por lo tanto, durante 15 días (hasta el 9 de noviembre), el estado de alarma estará vigente. Una vez haya pasado este periodo, se deberá aprobar en el Congreso su prolongación. El gobierno de Pedro Sánchez tiene como intención alargar esta situación durante 6 meses.

El objetivo de este estado de alarma es, sin duda, dar cobertura legal y jurídica a las decisiones tomadas por las Comunidades Autónomas.

“Toque de queda”, la gran medida

La gran novedad, que ha presentado este paquete de medidas, es el toque de queda. O, como algunos le llaman, restricción a la movilidad nocturna. Así, se quiere restringir la actividad social durante la noche. La movilidad solo estará justificada en los siguientes casos:

– Adquisición de medicamentos, productos sanitarios y otros bienes de primera necesidad

– Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios

– Asistencia a centros de atención veterinaria por motivos de urgencia

– Cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales.

– Retorno al lugar de residencia habitual tras realizar algunas de las actividades previstas en este apartado

– Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables

– Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad

– Cualquier otra actividad de análoga naturaleza, debidamente acreditada

– Repostaje en gasolineras o estaciones de servicio, cuando resulte necesario para la realización de las actividades previstas en los párrafos anteriores

El gobierno de cada Comunidad Autónoma, como autoridad competente, puede marcar el inicio entre las 22:00h y las 00:00h. El final del confinamiento nocturno, se ajusta entre las 05:00h y las 07:00h.

En el siguiente enlace, podrás obtener el documento de auto responsabilidad en caso de movimiento en horas de confinamiento nocturno: declaración. A la vez, si lo haces por motivos laborales, tu empresa deberá facilitarte un justificante de movilidad.

 

Reuniones sociales

El Real Decreto limita las reuniones de personas no convivientes a 6 personas. La permanencia de grupos de personas en espacios públicos y privados o lugares de culto, serán eficaces en el territorio de cada comunidad o ciudad autónoma cuando la autoridad competente delegada respectiva lo determine, a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad, previa comunicación al Ministerio de Sanidad.

 

Cierre y confinamiento de las autonomías

El nuevo estado de alarma permitirá a las Comunidades Autónomas confinar todo el territorio y/o limitar el movimiento entre territorios, de forma perimetral.

Existirán excepciones en la movilidad si se da el caso:

– Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios

– Cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales

– Asistencia a centros universitarios, docentes y educativos, incluidas las escuelas de educación infantil

– Retorno al lugar de residencia habitual o familiar

– Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables

– Desplazamiento a entidades financieras y de seguros o estaciones de repostaje en territorios limítrofes

– Actuaciones requeridas o urgentes ante los órganos públicos, judiciales o notariales

– Renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables

– Realización de exámenes o pruebas oficiales inaplazables

– Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad

– Cualquier otra actividad de análoga naturaleza, debidamente acreditada

La COVID-19 no deja tregua y cada vez la situación sanitaria es peor. España está pasando por la segunda ola y se está mostrando la misma inseguridad que durante la primera. Se necesitan decisiones firmes y claras. Parece que el país está llegando tarde, como pasó durante el mes de marzo. En una semana, la situación ha empeorado de forma extrema y se vuelven a tomar decisiones a remolque.

Es el momento de que colectivamente e individualmente, se tomen actitudes responsables y conscientes acorde a la situación que estamos pasando. Todos los sectores laborales, actúan bajo protocolos sanitarios que limitan la facilidad para llevar a cabo su actividad. De hecho, todos ellos siguen estos criterios de forma estrecha.

El aumento de contagios es provocado por actitudes y situaciones sociales que incitan a perder el respeto al virus y, así, se eliminan las medidas sanitarias. Por ello, todo el esfuerzo y trabajo de las empresas es en vano. Muchos sectores están heridos de muerte y, si no cambiamos nuestra actitud, miles de trabajadores y sus familias se verán afectadas.

Los sectores que se vieron perjudicados en el primer confinamiento, están volviendo a pasar por las mismas situaciones. No obstante, las comunidades están mostrando ayudas y subvenciones a las empresas que ven su actividad cerrada o limitada. De lo contrario, muchos trabajadores están sufriendo las consecuencias de los ERTE. Para ello, es necesario un buen asesoramiento jurídico, contable, fiscal y laboral para tener una correcta administración de la situación y poder enfocar el futuro con una firme y buena toma de decisiones.

Necesitamos decisiones coherentes con el entorno que tenemos. La situación cambia de forma diaria y ante momentos de incertidumbre se necesitan respuestas claras. Se necesita un asesoramiento de confianza, directo y que administre de forma rápida todas las decisiones.

En ADADE Barcelona queremos ser una parte activa de la reactivación social y, con la máxima implicación, ayudaros ante estos momentos de máxima preocupación. Os queremos asesorar y guiar para que salgáis reforzados de esta pandemia. Las buenas decisiones tomadas ahora, serán vuestro futuro éxito.